Inicio de sesión

Mentores para practicantes en EAFIT

La Universidad le asigna un mentor a cada practicante. Este es un egresado de EAFIT, por lo general profesional del mismo programa académico en el que se está formando el estudiante que está orientando.

El mentor tiene máximo 10 alumnos a su cargo y es la persona por medio de la cual la Universidad, a través del Depp, continúa en contacto con los estudiantes y obtiene información permanente sobre la evolución y el desarrollo de la práctica de cada uno de ellos.

En cuanto al papel del mentor de práctica, el Depp enfatiza en sus funciones de orientador y maestro de los estudiantes que tiene a su cargo. Esto significa que el mentor de práctica es el principal orientador del alumno en el proceso de adaptación al papel de nuevo empleado o miembro de una organización, actividades que muy pocos habían hecho en el pasado y mucho menos dentro de las áreas propias de su carrera. 

Este acompañamiento le permite al practicante:

  • Definir métodos, prioridades y cronograma en el cumplimiento de las responsabilidades asignadas al asumir su nuevo rol profesional. Es el mentor quien establece las acciones específicas que debe cumplir para lograr el éxito, es decir, qué lecturas tiene que hacer, qué características debe tener el informe que debe presentar, cuántos exámenes y pruebas debe presentar, cuántas veces “puede” faltar, entre otras.  La adaptación a la situación laboral u organizacional exige mayor responsabilidad personal, tomando el término ‘responsabilidad’ como la habilidad de responder a los postulados de la organización.
  •  Mirar al jefe más como un amigo y colaborador que como una figura de autoridad.  Con frecuencia el practicante espera a que el jefe lo llame, le dé instrucciones detalladas y le señale el método para el trabajo, sin darse cuenta de que es el estudiante quien tiene la responsabilidad de solicitar los recursos que necesita en su cargo, incluyendo la información.  En esta tarea su jefe es, evidentemente, un recurso fundamental, pero no el único.
  • Comprender la necesidad de trabajar con el jefe y demás miembros de la organización, sea cual sea su formación, clase social, personalidad, temperamento, gustos, defectos y cualidades, entre otras variables.  El estudiante ya no puede dejar de lado los compañeros que no le simpatizan o limitarse a un contacto tangencial con el jefe si éste no es de su agrado.  Respetar y tratar de asimilar las costumbres propias de la cultura de la organización en la que realiza la práctica.
  • Tener claridad en los aspectos en los cuales difiere el trabajo del estudio.

El mentor de práctica es, posiblemente, el maestro más importante que tenga el estudiante en relación con el desarrollo de aptitudes y actitudes profesionales.
El mentor de práctica es, posiblemente, el maestro más importante que tenga el estudiante en relación con el desarrollo de aptitudes y actitudes profesionales. El trabajo que el alumno ha realizado en las aulas le ha brindado la oportunidad de desarrollar actitudes y habilidades fundamentales como la responsabilidad, el cumplimiento y el trabajo en equipo, sin embargo el trabajo profesional que inicia en el cumplimiento de la práctica es el momento en el que le corresponde abordar, como individuo, sus responsabilidades, sin la posibilidad de refugiarse en excusas o razones para no haber cumplido la labor o actividad encomendada. De esta manera, el desarrollo de aptitudes y actitudes profesionales iniciado en las aulas se consolida en la práctica mediante el acompañamiento del mentor.

La práctica profesional hay que concebirla como un todo donde el practicante no se puede aislar de su jefe ni de sus condiciones de trabajo o del desarrollo de la actividad asignada para cumplir.  
Por eso, el mentor de práctica también tiene funciones como facilitador de los procesos que el jefe del estudiante cumple con su rol: comprender al alumno en su verdadera dimensión como casi profesional, y reconocer y respetar los temores naturales que tiene y sus necesidades. Todo esto sin generar una actitud sobreprotectora.

El mentor de práctica es un representante de la Universidad EAFIT en la comunidad organizacional. 
Sus apreciaciones, actitudes y actuaciones son una declaración de lo que es el profesional de EAFIT ya que, precisamente él o ella, se han seleccionado para guiar a sus educandos en la experiencia formativa más importante de su carrera universitaria.

De lo anterior se deriva un hecho ineludible: para cumplir cabalmente sus funciones, el mentor de práctica necesita visitar a los estudiantes en el sitio donde desarrollan su práctica al menos una vez durante el semestre.  De no ser así, la orientación del estudiante pierde eficacia y la que podría brindarle a su jefe se hace casi imposible.

No significa esto que los asesores de práctica se desentiendan de los practicantes. Sus funciones administrativas continúan y de modo especial su intervención oportuna se dará en situaciones especiales que puedan presentar los practicantes.  En estas ocasiones le corresponde al estudiante o al mentor de práctica ponerse en contacto con el asesor del Departamento de Prácticas Profesionales quien, después de analizar el problema, propondrá soluciones.

También conviene anotar que, en casos especiales, los asesores del Departamento de Prácticas Profesionales podrán visitar las organizaciones, cuando el caso lo requiera.

Compartir esta página
Última modificación: 21/10/2014 12:19