Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITCentro de IntegridadEAFIT inicia un proyecto de integridad, respeto y tolerancia

EAFIT inicia un proyecto de integridad, respeto y tolerancia

Durante las próximas dos semanas la comunidad eafitense podrá observar en el campus, y en EAFIT Bogotá, EAFIT Llanogrande y EAFIT Pereira, unos mensajes alusivos al componente comunicacional del proyecto.

• Promover un diálogo profundo alrededor de temas como la equidad de género y la sexualidad diversa, y contar con un protocolo que busca prevenir y actuar frente a posibles situaciones de discriminación hacen parte de la iniciativa #RespetoEnEAFIT.

• Este lunes primero de octubre se realizará un primer espacio de conversación denominado Integridad en EAFIT ¿Generamos un ambiente de respeto en el campus? El diálogo tendrá lugar a las 2:00 p.m. en el domo del Centro de Visitantes.

Lo recordaba Adela Cortina, en febrero de 2017 cuando asistió a la presentación del Centro de Integridad de EAFIT, al citar a Ortega y Gasset: “el tigre no puede destigrarse, pero la humanidad puede deshumanizarse”. Y a dicha frase la filósofa agregó: “si caemos en mínimos de humanidad, entonces nos deshumanizamos”. Y alrededor de un tema similar también se cuestiona el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, en el portal argentino Página 12, cuando en una opinión titulada Los conceptos que nos faltan se pregunta: ¿No será tiempo de mirar hacia el futuro más allá de la repetición del presente? 

Hoy la Universidad vuelve a plantear una reflexión sobre varios conceptos arraigados en la mente de muchos ciudadanos. Y lo hace en torno a una consigna: rescatar la esencia del ser humano desde la reivindicación del respeto y la tolerancia, y aún más de la integridad como el valor supremo de la Institución. Así, nace el proyecto #RespetoEnEAFIT, iniciativa que lidera el Centro de Integridad, con el respaldo de varias dependencias; y que contempla promover en los eafitenses una conversación profunda sobre los temas de equidad de género y sexualidad diversa.

Si bien esta es una apuesta que contará con unas acciones en el tiempo y será indefinido, durante las próximas dos semanas se pueden apreciar en el campus Medellín, así como en EAFIT Bogotá, EAFIT Pereira y EAFIT Llanogrande, los mensajes que hacen parte de la fase comunicacional de este proyecto que también tiene como componentes un protocolo (ver recuadro 1), y un canal oficial de contacto que definió la Universidad en caso de que se presenten situaciones de discriminación y acoso (centrodeintegridad@eafit.edu.co).

Así mismo, este lunes primero de octubre a las 2:00 p.m., se realizará un primer espacio de conversación denominado Integridad en EAFIT ¿Generamos un ambiente de respeto en el campus? con la presencia de Tatiana Romero Acevedo, coordinadora del grupo de justicia con enfoque de género del Ministerio de Justicia; y Ana Cristina Restrepo Jiménez, periodista y docente de cátedra de EAFIT, y quien realizó estudios de género con el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso). El diálogo tendrá lugar en el domo del Centro de Visitantes y será moderado por Nathalia Franco Pérez, jefa del Centro de Integridad.

“Las universidades estamos llamadas a abrir espacios de debate y a hacer que se comprendan mejor estos temas. Este es un asunto de prioridad absoluta, y diversas cortes están creando jurisprudencia para que haya transformaciones y elevemos nuestra condición moral a la aceptación, la diversidad y el respeto”, menciona la jefa del Centro de Integridad.

La directiva, de igual forma, comenta que la naturaleza latinoamericana, con la validación de comportamientos tales como el contacto físico, el halago constante a la mujer o expresiones tipo piropos, permitieron que se produjeran conductas que en muchos contextos podrían ser vistas como normales, pero que ahora pueden tener otra lectura. El movimiento mundial del “Me Too”, por ejemplo, hizo que esta temática tomara más protagonismo en la agenda mediática. “Con este movimiento social las mujeres visibilizaron que han sido víctimas de acoso o de abuso, y la sociedad civil reclama cada vez más que se tomen decisiones de fondo”, recuerda.

Un llamado a toda la comunidad eafitense

El proyecto busca generar una mirada ético-reflexiva y pedagógica en toda la comunidad eafitense en torno a estas temáticas. “La iniciativa que la Universidad presenta hoy es una consecuencia lógica del modelo fundacional de permitir la pluralidad; y de auspiciar la diversidad, la democracia, la participación y la libertad de expresiones, pero siempre en términos de respeto impersonal y con el debate de las ideas de por medio, con la presentación de los argumentos y con la comprensión de los hechos”, especifica Gabriel Jaime Arango Velásquez, director de Formación Integral de la Universidad, una de las unidades de EAFIT que participa de este proyecto.

El directivo agrega que, a su vez, este es un llamado muy importante a la comunidad universitaria, teniendo en cuenta que se está en un momento muy positivo de la cultura al tener la posibilidad de someter a una autocrítica todos los comportamientos, actitudes y muchas de las valoraciones que tradicionalmente se han tenido en Antioquia y en el país. “Fruto de esa autocrítica aparece ahora una reivindicación válida del respeto de los hombres hacia las mujeres y de las mujeres hacia los hombres en términos de género”.

EAFIT tiene unos valores cimentados en sus bases y uno de estos es la tolerancia, de ahí que lo que se busque es que esta virtud se encarne mucho más en los eafitenses y que continúe presente en cada asunto que emprenda la Universidad, como la aceptación a personas que tengan, por ejemplo, orientaciones sexuales diferentes. 

La iniciativa también trae al debate la equidad de género. Para la Jefa del Centro de Integridad las mujeres, así como muchos grupos que han alzado su voz alrededor del tema de la igualdad, han sido discriminadas al no dárseles, en muchos contextos, las mismas oportunidades y porque algunas actitudes han sido normalizadas entre personas que están en condición de autoridad. “Ha habido miradas condescendientes que no tienen por qué permitirse en la actualidad. Tampoco apoyamos prácticas como el coqueteo incómodo que configure una situación de irrespeto. La mujer debe ser valorada y apreciada por el reconocimiento de sus capacidades académicas y profesionales”. 

El rol de los docentes

Y en este escenario es fundamental la reflexión de parte de los profesores. Por eso, el rol que en este proyecto asumió la Dirección de Formación Integral es prioritario y este se visibiliza en el mensaje que deja su director al afirmar que los docentes, igualmente hombres y mujeres, pueden incidir en ayudarle a formar criterios, actitudes y valores a los alumnos para que entiendan que detrás de toda esta reivindicación y de esta autocrítica lo que se busca es reconocer y valorar en términos de igualdad la dignidad humana.

Gabriel Jaime también considera que los educadores, en la relación con los alumnos, se convierten en un referente. “Es que no solo estamos expresando un saber disciplinar o metodológico frente un área del conocimiento, sino que los alumnos nos están viendo como personas en términos mucho más complejos. Ellos leen nuestro vocabulario, las actitudes, los gestos, los criterios y mueven el pensamiento alrededor del nuestro. Los alumnos nos siguen y nos interpretan, hecho que nos llama a tener unas relaciones muy respetuosas con cada uno de ellos”.

El campus eafitense, así como los espacios que por fuera de Medellín tiene la Universidad, son lugares para la práctica del respeto, la convivencia y para vivir cada uno de los valores que han hecho de la Institución un modelo en su entorno. Y un valor como la integridad se erige como una virtud fundamental para inspirar y guiar a las personas en esa búsqueda de humanidad que se requiere hoy en altos porcentajes. Es posible vivir el futuro sin repetir el pasado, y es posible elevar esos mínimos de humanidad.

Un contacto oficial y un protocolo

Otro de los componentes del proyecto #RespetoEnEAFIT es la creación del Protocolo para la Equidad de Género y la Sexualidad Diversa, que se presentará al Consejo Académico y que busca prevenir y definir la actuación frente a posibles situaciones de discriminación. Este se podrá consultar en los próximos días en www.eafit.edu.co/centrointegridad.

“Lo que proponemos en este protocolo es contar con una Comisión de Equidad e Inclusión conformada por la vicerrectora de Aprendizaje, el director de Formación Integral, la directora del Consultorio Jurídico, la directora de Desarrollo Humano, un representante del Centro de Integridad, un representante de los profesores, un representante de los estudiantes y un docente del programa de Psicología, quienes abordarán, en principio, los temas de una forma pedagógica y reflexiva”, explica Nathalia Franco.

Las funciones de esta Comisión, que no serán de tipo sancionatorias, estarán centradas, inicialmente, en escuchar. En caso de haber complejidad se subirá el caso, o los casos, al Comité Disciplinario, que depende del Consejo Académico y que trabaja asuntos relacionados con los estudiantes. Si son temas de profesores o de empleados se tendrá una guía a partir de lo establecido en el Reglamento Interno de Trabajo y el Estatuto Profesoral.

Definiciones para acercarse más al tema

EAFIT, con este proyecto, quiere promover la equidad de género en dos sentidos: el reconocimiento de las capacidades académicas y profesionales de las mujeres, y la prevención de cualquier manifestación de discriminación por ser mujeres, así como del acoso sexual. Para esto, es útil familiarizarse con algunas definiciones.

Igualdad de género: se define como “la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños”. La igualdad no significa que las mujeres y los hombres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron. La igualdad de género supone que se tengan en cuenta los intereses, las necesidades y las prioridades tanto de las mujeres como de los hombres, reconociéndose la diversidad de los diferentes grupos de mujeres y de hombres (Unicef).

Equidad de género: se define como “la imparcialidad en el trato que reciben mujeres y hombres de acuerdo con sus necesidades respectivas, ya sea con un trato igualitario o con uno diferenciado pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades. En el ámbito del desarrollo, un objetivo de equidad de género a menudo requiere incorporar medidas encaminadas a compensar las desventajas históricas y sociales que arrastran las mujeres” (Unicef).

Acoso sexual:  conducta no consentida, reiterativa mediante la cual una persona en beneficio suyo o de un tercero y valiéndose de su superioridad manifiesta o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona (Artículo 210 A Código Penal).

Identidad de género (gender identify): “Es la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, que puede o no corresponder con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida). (Corte Constitucional, Sentencia T 099 de 2015).  También “se refiere a la “experiencia personal de ser hombre, o mujer o de ser diferente que tiene cada persona” (ya sea transgenerista, {transexual, travesti, transformista, drag queen o king}, o intersexual) y la forma en que aquella lo manifiesta a la sociedad” (T 077 de 2016).

Identidad sexual: “está referida necesariamente a lo que ella (la persona) considera en su fuero interno y a lo que pretende exteriorizar hacia sus semejantes” (Corte Constitucional, Sentencia 077 de 2016.). La expresión (la persona) es explicativa y extratexto. 

Ofensa sexual: conductas o comportamientos de connotación sexual dirigidos a la víctima, mediante el uso de lenguaje verbal, gestual, escrito, que afectan y lesionan su dignidad, libertad, intimidad y el libre desarrollo de la personalidad.