Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Entrada libre

 

Un viaje al encanto literario de los bosques
Por Lina María Aguirre.

Un bosque encantado es un bosque que está bajo un encantamiento o hechizo, o que contiene algún tipo de encantamientos. Durante siglos, este tipo de bosques ha hecho parte por siglos del folclor y de la literatura de distintas regiones del mundo y continúan inspirando trabajos de ficción y fantasía hasta hoy.  A menudo se encontrarán allí duendes, enanos y otras criaturas mitológicas que pueden ser creadas o no por el autor específicamente para el sitio en cuestión. Los árboles pueden hablar y sus ramas pueden tumbar a personajes que van a caballo o salvar a otros que huyen de monstruos. Los riachuelos pueden convertir a viajeros desprevenidos en sapos cuando estos beben de su agua, y seguramente algunos sabios vivirán en algún profundo lugar de su verde y siempre misteriosa extensión.

En la mitología, muchas veces el bosque se convierte en la gran oportunidad para los héroes de leyenda. Una de las historias más antiguas de la cual se tiene registro es la epopeya sumeria de Gilgamesh. Aquí, los héroes Gilgamesh y Enkidu viajan por el gran bosque de cedros, se encuentran con muchos monstruos con quienes deben luchar. Los bosques representan lugares que son desconocidos para los personajes, en los cuales se produce alguna clase de transformación. Un bosque puede ser un lugar de amenaza, de peligro, de suerte, de aventura, de revelación, pérdida o refugio. La combinación magia-atracción-peligro es una que es común en distintas creaciones literarias. El bosque es a menudo asociado a lo salvaje: es el territorio que está más allá de donde la gente viaja normalmente, en donde gente extraña vive, el hogar de brujos, monstruos y otras criaturas similares.

 Ver artículo completo



Tapestry, un rico tejido musical
Lina María Aguirre

¿Qué tiene que decirle una abadesa del siglo XII a una audiencia del siglo XXI?

"Como las nubes infladas,
Como el borboteo incesante del arroyo,
El anhelo del espíritu nunca puede ser detenido"

Estas palabras son de Hildegard von Bingen (1098-1179). Tienen casi un milenio de escritas y, aunque inspiradas en la experiencia mística medieval de la autora, resuenan hoy como la búsqueda constante que representa el arte en distintas manifestaciones. Una de ellas, la que hace Tapestry, el grupo que ha inaugurado la temporada de Primavera Musical 2011 en la Universidad EAFIT.

 Ver artículo completo

Jorge Obando, ideas para un exorcismo figurado
Lina María Aguirre

Decía Jean Baudrillard (1929-2007) que la "fotografía es nuestro exorcismo" (1998). Al cierre de la exposición del Gabinete Artístico de Jorge Obando en EAFIT, ¿tiene resonancia esa sentencia?

Es tentador dejarse llevar por la nostalgia de una ciudad más o menos recordada, nunca vista o 'vista' a retazos, por relatos de segunda o tercera voz (depende de la edad de cada quien) u olvidada hasta ahora: Un valle donde todavía se respira en mucho campo abierto, unas edificaciones levantadas con alguna armonía, grandes espacios públicos, la promesa latente del progreso. O también los pueblos en donde las insignes montañas antioqueñas se adivinan reverdecidas, a pesar del blanco y negro, y Puerto Berrío es una plácida instantánea.

 Ver artículo completo 

Reseña biográfica de don Jorge Obando Cardona
Juan Luis Mejía Arango
Rector

Nació en el Municipio de Caramanta, departamento de Antioquia, el 29 de junio de 1892. Fueron sus padres don Jorge Obando y doña Juana Cardona.  Entre otros hermanos se recuerdan a  Roberto, hombre cívico; Teresa, recordada institutriz;  y Félix, quién también ejerció la fotografía en Medellín. Cuando don Jorge tenía seis años de edad, la familia se trasladó al municipio de Támesis. Gracias a una beca concedida por el entonces gobernador del departamento de Jericó , Don Nicanor Restrepo  Giraldo,  estudió en la Escuela  Normal de la ciudad de Medellín, y por algunos años ejerció como maestro. Luego trabajó en la farmacia de la familia Correa en Medellín. En 1921 adquirió un establecimiento denominado “Gabinete artístico” dedicado a la pintura y marquetería. A partir de 1923, con la colaboración de l señor Pedro Velásquez se dedicó al estudio de la fotografía y l establecimiento se convirtió en el “Gabinete artístico de J. Obando C”, ubicado en la calle Ayacucho entre las carreras de Junín y Palacé, contigua al antiguo Palacio Amador. Ejerció la fotografía  hasta el año de 1974.

 Ver artículo completo

Compartir esta página
Última modificación: 31/10/2011 11:49