Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITCanal de EgresadosCanal de Egresados / NoticiasNoticias 2011Ante una oportunidad de trabajo es bueno escuchar… pero también dejarse escuchar

Academia / 04/04/2011

Ante una oportunidad de trabajo es bueno escuchar… ​pero también dejarse escuchar

• Las entrevistas de trabajo son el tema en el que se centra la segunda entrega del especial que el Canal de Egresados dispuso para sugerir a los graduados cómo afrontar una oferta laboral.

• Puntualidad, formalidad y honestidad, además de conocimientos en áreas específicas, son determinantes para el éxito. El entrevistado también puede preguntar y negociar en el proceso.

​Amalia Londoño Duque es una comunicadora social de EAFIT que egresó en 2008. A partir de ese momento aplicó a ocho procesos de selección diferentes, relacionados con la comunicación organizacional y con el trabajo en medios.

Para ella asistir a este tipo de entrevistas nunca pasó por tener preparada una estrategia o un discurso. En su opinión, simplemente, es cuestión de saber expresar quién se es.

De manera adicional, la comunicadora se sometió a varios tipos de entrevista, como las que se hacen en torno a una conversación o las que incluyen un casting de televisión.

Hoy, Amalia acompaña a los radioescuchas de la emisora La W, en Medellín, con las noticias de la ciudad, el cine y la cultura, entre las 2:00 p.m. y las 8:00 p.m.

Frente a lo expresado por esta eafitense, tres expertos, con experiencia en asesorar y seleccionar personal, analizan las intenciones, tipos y contenidos de las entrevistas para este fin, sin dejar a un lado las recomendaciones para quienes ven de cerca la oportunidad de aplicar a un nuevo trabajo.

Ulises Cuéllar Bermúdez es asesor del Departamento de Prácticas Profesionales de la Universidad. Por su lugar de trabajo pasan cientos de estudiantes que, cada semestre, buscan ocupar un puesto en alguna compañía local, nacional o internacional.

Según Ulises, hay muchos tipos de entrevistas, como son las individuales, las grupales y las simulaciones. Pero, independientemente de la forma, lo que se busca con una entrevista personal es que quien aplica se pueda adaptar a la cultura organizacional de la empresa, que tenga conocimientos específicos del cargo, que pueda trabajar en equipo y bajo presión, que resuelva problemas, que tenga habilidades comunicativas y que sea disciplinado.

Martha González Ruiz, coordinadora de Talento Humano de EAFIT, opina que los elementos que se revisan al conversar con una persona que tenga opción de ingresar constituyen el 60 por ciento del proceso de selección completo.

“Uno como entrevistador usa ese recurso para conocer más a esa persona e identificar si se ajusta a lo que se busca. Una de las cosas más importantes es la honestidad”, afirma.

Al momento de presentar la entrevista
El objetivo es claro. Las organizaciones utilizan la entrevista para verificar el perfil profesional, conocer al aspirante y confirmar la información suministrada en la hoja de vida. Pero, ¿cómo actuar al momento de hablar con un entrevistador?, ¿cómo vestirse para la ocasión?, ¿cómo resolver las dudas que se tienen sobre el proceso?

En ese sentido hay un punto que aclara el asesor de los practicantes. Antes de saber cómo actuar, debe considerarse a qué trabajo aplicar, es decir, que se cumpla de verdad con las condiciones personales, académicas y de experiencia que se requieren.

“Lo primero que hace que una entrevista sea efectiva es no equivocarse en cuanto al lugar y al cargo que se busca”, explica Cuellar Bermúdez.

María Paula Vergara Pérez, profesional de Desarrollo Humano y Bienestar Laboral en Cementos Argos, dice que para su organización son esenciales la buena presentación personal, la puntualidad y los buenos modales al momento de la entrevista.

En materia de presentación personal, por ejemplo, las tres personas con conocimientos en gestión humana coinciden en que es mejor que un aspirante se pase de lo formal o elegante antes que verse mal presentado. Amalia Londoño, por su parte, difiere en cierto sentido.

“En mi primera entrevista me vestí elegante, pero sin pretender ser una ejecutiva. La forma de vestir también debe ir acorde a la personalidad”, argumenta la comunicadora.

Otro tema que se presenta en el instante de la entrevista, y que en muchas oportunidades se toma como mito, es no atreverse a aclarar con el entrevistador las dudas que el aspirante tenga sobre ámbitos como los beneficios personales, el salario, los horarios y las condiciones laborales.

Ante esto, el asesor Ulises Cuéllar invita a un cambio de actitud. “La mentalidad tiene que modificarse, en el sentido en que yo también escojo dónde trabajar”, afirma. Así, es pertinente usar la entrevista no solo para que una empresa conozca a un posible empleado, sino para que un profesional tenga claridad sobre cuál es la situación de un cargo específico y tener la opción de continuar en el proceso.

Sin embargo, Martha González hace una advertencia. “El entrevistado tiene que ser prudente. Si no se le da la oportunidad de hacer preguntas, al final de la sesión puede solicitar la aclaración de dudas, pero no debe acosar”.

Recomendaciones finales
Tres elementos más entran en el contexto de un proceso de selección.

Para la profesional de Cementos Argos, muchas personas no comienzan bien los pasos para una oferta laboral al no enviar una buena hoja de vida, por lo que muchas veces en las entrevistas de trabajo se pierde tiempo aclarando datos.

“Es muy común recibir hojas de vida que tienen mucha redacción, pero no dejan nada claro”, termina María Paula.

Por otro lado, Ulises Cuéllar aconseja que un entrevistado no puede dejarse llevar a situaciones incómodas por parte del entrevistado. Dar respuestas inteligentes que correspondan a la pregunta que se hizo y en las que además se conserve un estado cómodo es un elemento a favor del proceso de selección.

En ese tema, finaliza el asesor, entra también el asunto del contexto. Recibir una pregunta general de tipo ¿cuáles son sus defectos?, tiene múltiples respuestas. La clave ahí es solicitar una contextualización sobre la cuestión, porque los defectos personales, siguiendo el ejemplo, son diferentes a los laborales o a los familiares.

“Hay que ser asertivo, una entrevista es una conversación”, concluye Ulises.

Finalmente, hay diferencias entre las entrevistas que se hacen en organizaciones en Colombia en comparación con otros lugares del mundo. En muchos países es ilegal indagar sobre temas como la religión, la raza, la procedencia, el comportamiento financiero y otros temas.

En contraste, afirma Martha González, las situaciones particulares de seguridad en una región como esta hacen que las organizaciones deban hacer ese tipo de comprobaciones.

Demostrar inteligencia, seguridad, buenas condiciones profesionales y fructífera experiencia en el área de trabajo son, entonces, los parámetros por seguir para uno de los pasos más importantes de un proceso de selección: la entrevista laboral.​
Última modificación: 01/12/2015 11:15

Escriba su opinión sobre este artículo