Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITCanal de EgresadosCanal de Egresados / NoticiasNoticias 2011Un eafitense que lleva a Suramérica en la retina

Institucional / 24/06/2011

Un eafitense que lleva a Suramérica en la retina

La imagen, tomada de www.pedaleandoalma.org, corresponde al paso del egresado por Chile.  

​ • Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina son algunos de los países que Carlos Eduardo Carvajal ha recorrido en su bicicleta, para llevar el mensaje ecológico de velar por la preservación del planeta.

• Este egresado de Ingeniería Mecánica fue recibido por más de 1.000 ciclistas en la ciudad argentina de Córdoba, que se sumaron a la iniciativa junto a la fundación francesa GoodPlanet.

​Un total de 20.000 kilómetros y más de 420 días de trayecto en bicicleta llevaron a Carlos Eduardo Carvajal Ochoa desde su natal Medellín hasta Argentina. Sin embargo, a su solitario recorrido por el cono sur se sumaron más de 1.000 personas que decidieron acompañarlo, el pasado 8 de junio, cuando llegó pedaleando sobre su “máquina de sueños” a la ciudad de Córdoba.

Niños, jóvenes y adultos ciclistas se reunieron en el parque Sarmiento atendiendo la invitación de la red latinoamericana de la fundación francesa GoodPlanet y otras instituciones, para darle la bienvenida al colombiano y apoyar su causa “Pedaleando Alma”.

Con esta iniciativa busca dejar un mensaje ecológico en todos los países que visita, gracias a la que ha demostrado las ventajas de la bicicleta como un medio de transporte eficiente, ecológico y económico.

Este eafitense, egresado de Ingeniería Mecánica, ha viajado por cerca de seis naciones del continente, descubriendo parajes y bellezas naturales que antes no conocía, como el volcán Cotopaxi en Ecuador, Punta Arenas y tierras del fuego en Bolivia, las ruinas incaicas del Perú; o desafiando los vientos de la Patagonia, siempre acompañado de su inseparable vehículo, que bautizó afectivamente con el nombre de “Gaia”.

Esta aventura comenzó el 17 de abril de 2010 cuando, después de buscar patrocinadores y alistar su equipo de viaje, emprendió su rumbo por Suramérica, en compañía de amigos y familiares durante los primeros kilómetros del viaje, y en solitario durante el resto del camino.

Bitácora de viaje
Con 15 kilos de peso entre bicicleta y equipaje, Carlos Eduardo se fijó como objetivo concientizar a las personas sobre los efectos que causa la contaminación en el planeta, y lo ha logrado a través del apoyo de la ONG GoodPlanet, después de convertirse en uno de sus portavoces oficiales.

Su hazaña la ha ido consignado en el blog www.pedaleandoalma.org, que se convirtió en una bitácora de los más de 34 mil kilómetros que lo esperan antes de regresar a su país y de las historias y anécdotas que ha vivido hasta el momento, como aquella del 20 de julio de 2010, cuando llegó a Lima y la fundación francesa Mission Andes lo invitó a dictar una charla en una escuela del pueblo Andamarca, ubicado a 17 horas de la capital.

“Los habitantes salieron a recibirme con banderas de Colombia y me felicitaban en quechua, me quedé algunos días, hice amistades e incluso celebré mi cumpleaños allí”, comenta el pedalista.

De Bolivia aún conserva el recuerdo de lo que él llama “paisajes irreales” de sus lagunas, y de todo el agua que tuvo que beber para no deshidratarse a más de cuatro mil metros de altura. Después relata cómo se encontró con las puntas coronadas de nieve de los Andes, con las montañas llenas de cóndores y con el glaciar Perito Moreno, antes de llegar a su recibimiento en la provincia de Córdoba.

“En la medida que voy avanzando, ya no tengo tanto afán de llegar a un lugar, porque este continente es tan vasto que quiero disfrutar de cada momento y cada paisaje que vaya encontrando”.

Un proyecto que marcha sobre ruedas
Después de graduarse como ingeniero mecánico de EAFIT en 1997, Carlos Eduardo se desempeñó por algunos años en el sector productivo, e incluso fue dueño de su propia empresa PSI Soluciones Ltda., dedicada a la venta de equipos, repuestos y redes de aire comprimido.

En 2008, comenzó a asistir a la ciclovía con su bicicleta, luego fue explorando otros caminos hasta los municipios de Sabaneta y Caldas, hasta que se convirtió en un estilo de vida.

Entonces, vendió su carro, un terreno que tenía, renunció a su trabajo y decidió reiventarse. “Me descubrí. Las montañas ya no me parecían tan lejanas y esa máquina de los sueños se convirtió en mi amiga y me conectó conmigo mismo”.

Con la experiencia de haber recorrido alrededor de 1.900 kilómetros por varios departamentos del país, se lanzó en su caballo de acero en esta travesía suramericana, que después de Argentina, lo llevará por las cataratas de Iguazú, Curitiba y Río de Janeiro.

Navegará por el río Amazonas desde Belem de Pará hasta Manaos, en Venezuela quiere bordear el Golfo de Maracaibo e ingresar de nuevo a Colombia por el Cabo de la Vela, visitar el Parque Nacional Tayrona y regresar de nuevo a su ciudad.

Carlos Eduardo está convencido de que sus años universitarios en EAFIT le enseñaron a ser líder, a identificar y desarrollar sus propios emprendimientos, a elaborar proyectos y planes de negocios, y a generar alianzas y establecer contactos estratégicos.

También a conseguir recursos, a investigar, y a tener una responsabilidad social, ecológica y una formación íntegra. Todos estos aprendizajes los aplica para sacar adelante su proyecto Pedaleando Alma. 

Última modificación: 01/12/2015 10:47

Escriba su opinión sobre este artículo