Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITCanal de EgresadosCanal de Egresados / NoticiasCanal de Egresados / NoticiasIgnacio Piedrahita: un punto de encuentro entre la geología y la literatura

Egresados / 09/04/2012

​La revista Universidad de Antioquia y el periódico Universo Centro también son medios en los que Ignacio desarrolla su amor por la literatura.

​• Al oído de la cordillera es la novela de Ignacio Piedrahita, un egresado eafitense que encontró en las letras la manera ideal de combinar su amor por la geología y la literatura.

• Ignacio mezcla en sus libros la ficción con los conocimientos propios de su disciplina. Dos novelas y varios relatos de cuentos hacen parte de la obra literaria de este geólogo.

Un geólogo decide emprender una travesía desde Colombia hasta Tierra del Fuego, en Argentina. Sin embargo, prefiere tomar el camino menos convencional y realizar su viaje a través de las montañas, valles, desiertos y accidentes geográficos de la cordillera de Los Andes.

En el camino se va formulando diferentes preguntas sobre su existencia, sus emociones y sus sentimientos, alentadas en gran parte por momentos y anécdotas de su vida, así como por el paisaje que lo acompaña en su recorrido.

Esa es más o menos la historia de Al oído de la Cordillera, una novela con tintes autobiográficos publicada por el Fondo Editorial EAFIT y cuyo lanzamiento se realizó en mayo de 2011, durante la anterior edición de la Feria del Libro de Bogotá.

Su autor es Ignacio Piedrahita Arroyave, un egresado de Geología de EAFIT que encontró en este medio la forma idónea de fusionar sus conocimientos científicos con su pasión por la literatura.

“Efectivamente tiene un tono autobiográfico porque yo también hice el viaje, porque el personaje central es un geólogo y porque se deja ver una fuerte influencia de los conceptos de esta ciencia”, explicó el eafitense.

Ignacio comenzó a escribir sus primeros relatos mientras cursaba su pregrado. Aunque afirma que en aquel momento no tenía una pretensión literaria, esa pasión se fue incrementando al punto de que mientras trabajaba como asistente de investigación publicó su primer libro, una colección de cuentos llamada La caligrafía del basilisco.

“Se me ocurrió entonces que podía fusionar las dos cosas que más me gustaban. Más allá de inclinarme por la geología o la literatura, podía convertirlas en un punto de encuentro, en una extensión de la imaginación”, comentó Ignacio.

Esta exploración lo llevó a publicar su primera novela con el Fondo Editorial EAFIT. Un mar, como se tituló esta obra, fue finalista en el Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura en 2005, y ganadora de la V Convocatoria de Becas de Creación de Medellín ese mismo año.

Aunque estuvo vinculado a algunos proyectos de investigación relacionados con su campo de estudio, este escritor afirma, entre risas, que solo ejerció la geología desde lo literario. Incluso, también se desempeñó como docente de cátedra en la Escuela de Ciencias y Humanidades, en asignaturas como Hombre y Lenguaje, y otras afines a la escritura.

Ignacio también es uno de los fundadores de la revista digital Rabodeaji.com y algunos de sus cuentos han sido publicados en ediciones impresas de Odradek y Hueso Humano (Perú), además de aparecer en otras antologías literarias.

El amor por las letras y la ciencia

En su época de colegio, Ignacio Piedrahita Arroyave compartía cursos con el hijo de un geólogo. Durante los trabajos en equipos, el estudiante sostenía amplias conversaciones con el papá de su compañero, conociendo los diferentes tipos de rocas y acercándose a los primeros conceptos de esta disciplina.

“Desde ahí me llamó la atención y supe que quería estudiar esa carrera, porque me permitía conocer el mundo, la geografía y la Tierra sin necesidad de estar encerrado en un lugar”, expresó.

A medida que avanzaba en sus semestres del pregrado en Geología de EAFIT, Ignacio confirmó que efectivamente era un programa de calidad, una disciplina encantadora y con una amplia fuente de conocimiento.

“La gente que ingresaba a este programa era especial, eran personas que leían o que tenían una sensibilidad por ciertos temas, lo que permitía la aparición de un terreno propicio para las inquietudes intelectuales”, puntualizó.

No se equivocó, pues fue durante este tiempo que afianzó, desarrolló y potenció sus habilidades como escritor. Aunque no ejerció como geólogo, asegura que su formación científica le permitió tener un mayor criterio a la hora de abordar y seleccionar la información, procesar el conocimiento y aplicarlo en sus textos y obras.

De la Universidad, de sus clases y profesores también guarda excelentes recuerdos, pero sobre todo, de ese ambiente cultural que comenzó a respirarse entre los años 1991 y 1996, época en que cursó su pregrado.

“Trato de ir con frecuencia a la Institución, por lo menos una vez al mes a visitar colegas, profesores, a realizar alguna consulta en el Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas o a algún concierto en particular de la Orquesta Sinfónica. Quedo gratamente sorprendido de los cambios, transformaciones y mejoras que día a día se realizan en el campus”, manifestó.

No obstante, el vínculo más fuerte sigue estando con el Fondo Editorial de EAFIT, no solo como autor, sino también como evaluador de algunos manuscritos. En la actualidad Ignacio se encuentra escribiendo una nueva novela a la par que se desempeña como colaborador para la revista Universidad de Antioquia y el periódico Universo Centro.

Última modificación: 07/01/2015 17:02

Escriba su opinión sobre este artículo