Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITCanal de EgresadosCanal de Egresados / NoticiasCanal de Egresados / NoticiasPara enamorarse de la investigación hay que sufrir un poquito

Egresados / 01/12/2010

Para enamorarse de la investigación hay que sufrir un poquito

​El eafitense René Restrepo participa en la construcción de un satélite que orbitará el Sol. Además, trabajó en la construcción del telescopio más grande del mundo.

Él, egresado en 2002 de Ingeniería Mecánica, es uno de los protagonistas del ingreso de España en la ciencia astronómica. Está en el proyecto Solar Orbiter.

Por ahí dicen que enamorarse duele un poquito y René Restrepo Gómez lo confirma porque lo ha vivido en carne propia. Eso sí, a este ingeniero mecánico de 30 años, egresado en 2002 de EAFIT, este amor lo transformó y lo puso a orbitar en otros mundos muy lejanos al terrestre.

“Empecé a estudiar ingeniería mecánica porque tenía el modelo académico que en ese momento pensaba que era el mejor, pues estaba más enfocado a la administración, y eso era lo que yo quería hacer”.

Luego, una palomita con el profesor Uriel Zapata en el grupo de investigación en Bioingeniería lo hizo cambiar de parecer. “Pensé que investigar era otra opción y otra vía diferente a la que normalmente practican los ingenieros en Colombia, por eso me quise orientar por ahí”.

Hoy, ocho años después de haberse graduado como ingeniero y siete de haber salido del país con una beca para participar en uno de los proyectos con los que España se jugaba la entrada a la ciencia astronómica, piensa que para enamorarse de la investigación hay que sufrir un poquito, porque si lo que se está buscando es volverse rico, no se va a lograr en el corto plazo. “Lo que sí puedo asegurar es que te levantarás disfrutando lo que hacés e irás al trabajo contento”.

René afirma que si lo que se quiere es un camino sin monotonía, la respuesta está en la investigación. “Estar todos los días pensando en investigar, en crear cosas nuevas y en participar en proyectos que son a largo plazo hace que se disfrute lo que se hace y se sea feliz”.

​De la observación terrestre a la espacial

René Restrepo Gómez partió de Colombia en 2003 gracias a una beca que, por medio del Laboratorio de Ingeniería, supo que estaba abierta. El proyecto era trabajar como ingeniero en las Islas Canarias, en España, con un grupo de expertos en lo que se conoce en la actualidad como el telescopio más grande del mundo.

“Al principio yo trabajé en un instrumento que iba para ese telescopio, un infrarrojo central. Después de tres años resultó la posibilidad de vincularme directamente con el telescopio. Me hicieron un contrato para laborar como ingeniero en investigación y desarrollo y ahí ya trabajaba directamente en una parte que es la óptica adaptativa, es decir, tenía que corregir las turbulencias que mete la atmósfera en la imagen cuando se observa el cielo”.

Mientras trabajaba en el telescopio realizó la maestría en la Universidad de La Laguna, en Tenerife. Más adelante renunció al proyecto y se presentó a una beca para realizar el doctorado en Madrid.

El Estado español lo becó para realizar su doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, en asocio con el Instituto Nacional de Navegación Espacial. “Ahora estoy vinculado con un proyecto que se llama Solar Orbiter, específicamente con la creación de un satélite que va a orbitar alrededor del Sol”.

Con la beca cuenta hasta enero de 2012, fecha en la que deberá leer su tesis ante el jurado. De ahí piensa que podría realizar una posdoctorado en un lugar que en su momento definirá. Pero también se plantea la posibilidad de regresar a Colombia, especialmente si pudiera vincularse como profesor de EAFIT. “Por el momento tengo dos años más de beca y luego miraré cuáles son las mejores opciones”.

​Fuga de cerebros

René Restrepo Gómez le hace una crítica al sistema educativo colombiano y piensa que en el tema de investigación al país le falta mucho. “Los doctorados que no financia la universidad colombiana o el Estado terminan haciéndose en otros países donde sí los financian”.

Y añade: “Esta gente probablemente nunca regrese al país, porque cada vez las condiciones para producir ciencia son más precarias, pues en vez de aumentar las partidas presupuestales, las recortan. Es muy difícil que con el modelo actual Colombia pueda salir adelante”.

También afirma que la investigación es algo que se debe estimular desde que se es niño, desde mucho antes de que ingrese a la universidad, “pero si no se cambia de modelo, difícilmente en Colombia lograremos esto”. En ese sentido, afirma: “La investigación es mucho más que talento, tiene que ver con el trabajo, la capacidad de esforzarte y disfrutar lo que haces”.

Y aunque es cierto que la realidad colombiana es diferente y no hay muchos espacios y dinero para apoyar la investigación, se debería pensar en invertir más en el tema, como se ha hecho constantemente desde la academia.

“Es verdad que a corto plazo investigar no es muy rentable, pero a largo plazo sí que lo es. Si se investiga en las ciencias básicas y se es capaz de llevar ese conocimiento a la empresa para fomentar la industria y darle valor agregado se podrá competir. Entonces ahí habrá campo para todos los estudiantes que tengan visión”, concluye el científico colombiano.

Última modificación: 08/01/2015 9:58

Escriba su opinión sobre este artículo