Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co
EAFITEscuelasEscuela de Economía y FinanzasEsc. de Economía y Finanzas / Bulletin NewsPerspectivas económicas del país: actualización a marzo 27 de 2020

Opinión / 27/03/2020

Perspectivas económicas del país: actualización a marzo 27 de 2020

​En ausencia de medidas de contención, el COVID 19 puede impactar negativamente el PIB, llevando a un crecimiento negativo del orden del 4% en 2020. Son necesarias medidas de contención, que limiten el efecto de la pandemia, al tiempo que se deben implementar medidas de mitigación del daño y de reparación de la estructura productiva, para garantizar la superación de la crisis y el restablecimiento futuro de los niveles de actividad económica.

Es todavía muy difícil, con la información disponible, establecer los costos que la pandemia del COVID-19 y las acciones públicas emprendidas para enfrentarla, tendrán para la economía colombiana. Hay sin embargo cinco hechos estilizados que parecen evidentes:

1. En ausencia de medidas claras de contención, un porcentaje muy alto de la población (incluso superior al 50%) podría llegar a contagiarse1.

2. Las medidas de contención, necesarias para salvar vidas, tienen un costo importante en términos de recesión, porque generan disrupciones profundas en el ritmo normal de la actividad económica. Acentúan los efectos, ya de por sí severos, de la pandemia sobre la actividad productiva, pero su efecto benéfico de largo plazo, en términos de vidas y de duración de la crisis, justificarán seguramente su implementación.

3. Sin embargo, la severidad de las medidas deberá sopesarse cuidadosamente, en términos de los costos que tienen, y los beneficios que generan por los costos que evitan en términos de vidas y de bienestar económico futuro. No están exentos estos análisis, por supuesto, de profundos dilemas éticos, que los gobernantes y las sociedades deben enfrentar, con sabiduría y ponderación.

4. Las medidas de contención tienen que ir acompañadas de medidas de mitigación de impacto y de reparación, por lo menos en dos frentes esenciales: en la atención a la población vulnerable, que queda expuesta a condiciones de vida muy precarias, por su desvinculación de la actividad económica; y en la preservación y reparación del aparato productivo, que queda lesionado profundamente por la pandemia y por las medidas para contenerla.

5. Así, las prioridades de la acción pública deben estar resumidas en lo que pudiéramos denominar un esquema CRM:

a. Contener el virus y aminorar sus costos en términos de vidas humanas.

b. Revertir el efecto que el shock negativo de oferta pueda tener sobre la demanda; y tomar acciones para reparar el aparato productivo, afectado por la crisis. Lo primero, es necesario para evitar que una crisis profunda de la demanda retroalimente la crisis de oferta y produzca un daño irreparable al aparato productivo. Lo segundo, para garantizar una pronta reactivación, una vez superada la emergencia. 

c. Y mitigar los efectos de la crisis sobre la población, extendiendo una red de protección social, que limite los efectos devastadores que la pandemia tendrá sobre ella y, especialmente, sobre los grupos más vulnerables.

Ahora bien: reconocida la dificultad de avizorar el futuro, es necesario abordar los temas de cuantificación, para aproximarnos a entender la magnitud del riesgo que enfrentamos como sociedad.

Un primer ejercicio realizado por el grupo de coyuntura (que se resumen en el cuadro 1) indica que los costos de la pandemia, sin medidas efectivas de contención (escenario 2020 COVID), serán significativos. En ausencia de acciones públicas el PIB podría contraerse hasta un 3.9%, y su efecto podría extenderse al año 2021, con significativos impactos futuros sobre la capacidad productiva de la economía. El escenario básico de proyección, antes de la crisis originada por la pandemia, suponía, en cambio, un crecimiento anual del 3.3%, que ya luce imposible de alcanzar.



Fuente: Cálculos propios. Modelo de equilibrio general computable.

Las medidas de contención (escenario COVID+CC), que limitan de manera efectiva los contactos interpersonales y distancian socialmente a las personas, agudizan inicialmente los impactos económicos de la crisis, profundizando la caída del PIB en el segundo trimestre al 11.1% vs una caída del 6.5% en el escenario COVID. Pero, si son efectivas, deberían permitir una gradual recuperación de la economía, que permitiese cerrar el año con una caída de sólo el 2.2%, frente al 3.9% del escenario sin contención.

Si además se aplican medidas de mitigación, destinando a ellas 14.5 billones de pesos de fondos de ahorro establecidos (escenario COVID+CC+CM), entonces el efecto general podría moderarse en alguna medida (mejorando en 0.3% el resultado anual, que sería ahora de -1.9%, en lugar de -2.2%), aunque claramente los efectos fundamentales de la mitigación estarían más bien asociados al bienestar de la población vulnerable, con efectos limitados desde el punto de vista macroeconómico.

Así pues, las medidas de contención son necesarias, aunque exacerben transitoriamente los efectos macroeconómicos negativos. Deben ir acompañadas de medidas de mitigación, que atenúen los rigurosos efectos de la crisis sobre la población; y de reparación, que eviten el deteriores del aparato productivo (las quiebras masivas de empresas, que podrían derivarse de la crisis) y garanticen el rápido restablecimiento de las actividades productivas, cuando se supere la crisis.

En las medidas de mitigación será muy importante una buena focalización, que limite conductas estratégicas de agentes inescrupulosos que quieran beneficiarse indebidamente de ellas. Esas medidas deben tener un carácter discrecional y temporal, que evite la consolidación de derechos que después no seamos capaces de pagar. Por lo demás, se derivarán beneficios importantes de la capacidad del estado de identificar aquella población vulnerable, que debe ser objeto de atención pública, y será también muy importante que logremos integrar al sistema de información a la población ocupada en actividades informales, para avanzar en políticas públicas de inserción a la institucionalidad del país.

En las medidas de reparación, el canal adecuado es el sistema financiero. Su conocimiento de las empresas, y su relacionamiento profundo con ellas, lo hacen el instrumento adecuado para transmitir ayudas y soportes, bien sea en la forma de nuevos créditos o de alivios en créditos ya existentes. Activar el instrumento requiere de sistemas de garantías, que permitan la rápida gestión de crédito a las empresas. Al tiempo, será necesaria la flexibilización de las políticas tributarias, extendiendo los plazos para el cumplimiento de obligaciones tributarias, buscando en todo caso, que se preserve hasta el máximo el nivel de empleo existente al momento del inicio de la crisis.


 1La canciller Angela Merkel citaba expertos que estimaban que entre 60% y 70% de la población de un país desarrollado como Alemania, que podría llegar a contagiarse. https://www.dw.com/es/merkel-70-por-ciento-de-la-poblaci%C3%B3n-alemana-puede-contagiarse-de-coronavirus/a-52720519









Última modificación: 27/03/2020 15:40

Escriba su opinión sobre este artículo