Inicio de sesión

Noticias / Opinión

4 de abril de 2013
Las opiniones publicadas en esta sección son responsabilidad de cada columnista, y no representan necesariamente el pensamiento y la visión de la Universidad EAFIT.

El Cree: ¿impuesto para la equidad?

Por David Alejandro Molina García, estudiante de Derecho.

 

La nueva Reforma Tributaria -Ley 1607 de 2012- propone una transformación del sistema, que trae consigo la implementación de nuevos impuestos como el Cree, que es el reemplazo de los denominados parafiscales (impuesto a la nómina) sobre Icbf y Sena, además, aporta una contribución al sistema de seguridad social en salud, esta reforma propone un aporte del ocho por ciento sobre el beneficio percibido por la empresa en el periodo de un año.

Según el Gobierno Nacional, se busca, con esta medida, la creación de 1.000.000 de empleos. En este caso, el Estado pretende abaratar los costos de producción, todo esto bajo el amparo del argumento económico que reza: “A un menor precio de un bien o servicio, aumenta su demanda”, lo que significa que, quitando el impuesto sobre la nómina, se va a reducir el precio del trabajo. Y, apoyados del anterior esquema, se supone va aumentar la oferta del mismo.

Si bien lo propuesto por el Gobierno es coherente y así lo ha aceptado la Corte Suprema de Justicia, tenemos que advertir que el empleo se ve afectado por múltiples variables y no es segura la generación de nuevos puestos de trabajo por esta vía.

El Cree se paga en proporción a las ganancias globales y ahora el empleador no hace el aporte según la cantidad de salario por trabajador, sino que es el empresario quien debe acercarse a realizar “responsablemente” el pago, lo que puede repercutir en un incentivo a la evasión tributaria.

Pues bien, si al parecer esto no afecta la economía de las mencionadas entidades, ya que estimula la inversión -porque además va a fortalecer el sector productivo- y eso va a desencadenar en un aumento de los aportes a esos entes, es necesario decir que realmente se pueden producir efectos adversos como la posible “desfinanciación” de los mencionados Sena y el Icbf.

Lo anterior se produce porque los ingresos, fruto de los antiguos parafiscales, no dependían de las variaciones en la economía. En este momento, con la implementación del Cree, la financiación de estas entidades está ligada a la incertidumbre de los diferentes cambios económicos, lo que se traduce en algo lógico: si las empresas ganan menos, pagan menos.

Así, se adaptará el margen de contribución de las empresas según “como les haya ido en el año”. Sin duda, este es un impuesto que beneficia, en mayor medida, al sector productivo del país, excluyendo y afectando, de alguna manera, a los usuarios y a quienes hacen parte de estas dos entidades públicas.

Última modificación: 21/10/2014 16:58
Comente este artículo