»Principal EAFIT > Universidad de los niños > Preguntas viajeras > En Viena se preguntan ¿Cómo viven los niños en Colombia?
Omitir vínculos de exploración
Encuentro de Investigación Escolar
Semillero Universidad de los niños - Plan Digital TESO
Zoom ciencia
Manifiesto Todos podemos cambiar el mundo
Con la ciencia en la cabeza
Ingeniería N
Taller Nuestras Recomendaciones
Expociencias latinoamericana
En qué se parecen una ciudad y una agrupación musical de la Red
Fiesta del Libro y la Cultura
Talleres en colegios
KinderuniWien 2012
La Universidad de los niños va Encicla
Lab SurLab
Los niños y las niñas tienen la palabra

KinderuniWien 2012

  • Preguntas como ¿Qué juegan los niños colombianos?, ¿en qué emplean su tiempo libre?, ¿dónde y cómo viven? o ¿asisten al colegio? fueron expresadas por los participantes del taller.
  • Los niños vieneses descubrieron semejanzas y diferencias entre su manera de vivir y la de los niños en Colombia.
  • Más de 4.500 niños, entre 7 y 12 años de edad, se reunieron para experimentar por dos semanas la investigación y el asombro bajo el lema “Aquí puede crecer la curiosidad”.

La Universidad de los niños EAFIT visitó Austria para contar ¿Cómo viven los niños en Colombia?, viaje a la diversidad cultural de un país de Suramérica, taller con el que se unió al décimo aniversario de fundación de la Universidad de los niños de Viena.

Carolina Giraldo, coordinadora de Encuentros con la pregunta y encargada de realizar el taller en Austria relata la experiencia y resultados que este intercambio cultural dejó en ella y en los participantes, quienes escucharon narraciones y observaron imágenes de diferentes regiones de nuestro país, para después imaginar un día en la vida de un niño colombiano.

“Fue complejo al inicio, porque los niños vieneses expresaron con preguntas su imaginario respecto a nuestro país: ¿Hay guerra en Colombia?, ¿Tus amigos portan armas? La verdad, no me sorprendió.  Por fortuna el taller estaba estructurado para que los participantes cambiaran esa idea primera y conocieran otro tipo de cosas del territorio colombiano, y se cumplió”.

Según Carolina, al iniciar las actividades, los juegos de los niños colombianos, su tiempo libre, la vida en el colegio, la existencia de escuelas, el tipo de alimentación, la diferencia entre las dos regiones de clima cálido del país, quién es un indígena y por qué tantos habitan el territorio colombiano fueron los temas de conversación.

Después de conocer aspectos como la diversidad de las regiones, prácticas culturales, características geográficas, económicas, raciales, marítimas o fluviales, los compararon con su realidad para descubrir aquello que es común y reflexionar sobre lo diferente.

 “Las chicas africanas trabajaron la región pacífica y hablaron de los chocoanos;  al comienzo no hallaron algo común con los niños de esa zona hasta que les conté de las raíces africanas de esta población  y el estilo similar, por ejemplo, de portar trenzas en el cabello; se compararon con los personajes de las imágenes y descubrieron similitudes.  Ver la expresión de sus rostros fue un momento emocionante”.

En sus intervenciones, los participantes opinaron acerca de aquello que creían los diferenciaban de los niños colombianos: “Expresaban que en nuestro país no había estaciones climáticas, como ocurre en Austria, las ciudades de Colombia están entre las montañas, ellos practican el beisbol, aquí el fútbol,  y familias enteras habitan en las colinas, tema que les impresionó, porque en Europa no es así”.

Al final, los niños construyeron un afiche de cada región que compartieron  a manera de exposición con los participantes del taller.  En esta oportunidad solicitaron conservarlo como recuerdo de su experiencia.

“Un producto final como estos puede ser útil o inútil para los niños; en esta oportunidad, el que quieran conservarlo es una muestra contundente de lo importante que fue el taller para los participantes”.
 
Por dos semanas 4.500 niños, entre los 7 y 12 años de edad,  experimentaron en la Universidad de Viena la investigación y el asombro a través de talleres, conferencias, seminarios y salidas de campo bajo el lema “Aquí puede crecer la curiosidad”.

“Para la Universidad de los niños EAFIT es interesante descubrir, en este caso,  que el diseño de un taller, la metodología para planear y ejecutar actividades con materiales, juegos y conversaciones, funciona por fuera de Medellín.  Vale la pena llevar temas de este tipo a otros lugares para confrontar las ideas de los niños y llevarlos a otros contextos”.
 
Ser invitados desde Europa, por segunda ocasión, donde se creó la red continental de universidades de los niños, conocida como EUCUNET, para compartir actividades, proyectos y fomentar la divulgación del conocimiento científico y tecnológico, significa el reconocimiento a siete años de un programa que se consolida en Medellín.
 
“Siento que desde Europa valoran el acompañamiento y rigurosidad del equipo de trabajo interdisciplinar de la Universidad de los niños EAFIT en la planeación de actividades de un taller, y eso es importante”.
 
En próximos meses, la Universidad de los niños EAFIT compartirá su experiencia de siete años con la Federación Antillana para el Cuidado de la Juventud, en Curazao, isla del Caribe, la Convención Científica Nacional en Bogotá, el Colegio Alcaravanes y de nuevo en la Fiesta del Libro y la Cultura 2012 de Medellín.

 En Viena...

Estas son las fotos del taller dirigido por Carolina Giraldo en la Universidad de los niños de Viena.

Compartir esta página
Última modificación: 02/07/2013 16:38