»Principal EAFIT > Universidad de los niños > Publicaciones > Diario de viaje > 18 de marzo de 2013 > El termómetro mide la temperatura corporal y de los laboratorios
Omitir vínculos de exploración
Revista Catalejo
Carta de navegación
Libro
Diario de viaje
Publicaciones anteriores
Suscripción boletín
Rodando por la U
Descargables
La Ciencia es todo un cuento 2013
La ciencia es todo un cuento 2012

El termómetro mide la temperatura corporal y de los laboratorios

El termómetro es utilizado para medir la temperatura corporal, y gracias a su evolución es una herramienta indispensable en otros espacios como los laboratorios científicos.

De la mano de Galileo Galilei, en 1592, se creó el primer termómetro capaz de medir la temperatura ambiente. Es a partir de esta fecha que surgen nuevas ideas que lo transforman de acuerdo a las exigencias de los tiempos.

En un principio, la medición se hacía “a ojo”, más no exacta. Es el físico y fisiólogo Santorre Santorio, quien agregó al invento una escala numérica y lo usó con fines médicos para calcular la temperatura del cuerpo humano.

Hacia 1714, Fahrenheit creó el primer termómetro de mercurio, el más conocido hasta ahora; un instrumento eficaz y cómodo que la mayoría de la sociedad adicionó en los botiquines de primeros auxilios como herramienta indispensable.

Con las transformaciones, el termómetro llegó a los laboratorios para medir el nivel de frío o calor en los procesos realizados en estos espacios dedicados a la ciencia.

Hoy por ejemplo, para registrar la temperatura actual de un fluido frío o caliente se utiliza un termómetro de inmersión, comúnmente llamado de mercurio.

Para determinar la temperatura de una superficie, el adecuado es el termómetro de contacto que arroja resultados con solo tocar y hacer una leve presión sobre el área.

Ahora bien, al momento de calcular la temperatura de un alimento, o incluso del alcohol u otros fluidos, es utilizado el termómetro digital que se introduce, por ejemplo, en un pastel para saber si está frío, caliente, tibio, etc. a través de una pantalla que ofrece datos más exactos.

Otro termómetro utilizado en los laboratorios es el de carátula, que cuenta con un reloj de varios tamaños para indicar las temperaturas de diferentes fluidos que viajan a través de tuberías.

Por último, para obtener una medición exacta de los procesos existe el termómetro conocido como termopar, que permite, de acuerdo al proceso que se realiza, controlar la temperatura.

Después de 421 años de existencia, no cabe duda de que el termómetro  ha evolucionado para sumarse al desarrollo y exigencias del mundo moderno.

Compartir esta página
Última modificación: 18/03/2013 14:49