Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co

EAFIT Social / Noticias Skip Navigation Linksla.i-e-benedikta-zur-nieden La I.E Benedikta Zur Nieden se quedó en el corazón de EAFIT

EAFITEAFIT SocialEAFIT Social / NoticiasLa I.E Benedikta Zur Nieden se quedó en el corazón de EAFIT

La I.E Benedikta Zur Nieden se quedó en el corazón de EAFIT

​​​

Directivos de la triada y de la I.E. Benedikta Zur Nieden, así como funcionarios de la Administración Municipal hicieron presencia en la ceremonia de cierre del proyecto. En la imagen Mario Vargas Sáenz, director de EAFIT Social; y Paula Andrea Arango Gutiérrez, directora administrativa y financiera, los acompañan.

El lunes 18 de febrero se celebró el acto de clausura del proyecto que, gracias a EAFIT - EAFIT Social, Nutresa y el colegio Montessori, benefició en los últimos años a la I.E. Benedikta Zur Nieden.

El acompañamiento de esta triada, y las becas que otorgó EAFIT, permiten que seis estudiantes de esta I.E. educativa de la Comuna 13 de Medellín, cursen sus carreras profesionales en la Universidad.

Palabras que llegaron al alma. Esas fueron las que pronunció Daniela López Montoya, egresada de la Institución Educativa Benedikta Zur Nieden, de la Comuna 13, y quien próximamente se convertirá en la primera egresada eafitense que benefició el proyecto de acompañamiento a este plantel.

Sus palabras, esas que conmovieron a los asistentes, las pronunció el lunes 18 de febrero durante la celebración del acto de clausura del proyecto de acompañamiento por parte de esta triada: EAFIT - EAFIT Social, el colegio Montessori y la Fundación Nutresa, que comenzó como parte del proceso de creación de Colegios de Calidad de la Alcaldía de Medellín en 2007.

Fue así como, con la participación de los representantes de la I.E., de la triada, de profesores, estudiantes y otros directivos, se celebró este acto en el que Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad, recordó las palabras de Joan Manuel Serrat: “Es hermoso partir sin decir adiós, serena la mirada, firme la voz”.

Las enseñanzas

Durante esta clausura, en la que también estuvo presente Luz Elena Gaviria López, secretaria de educación municipal, se celebraron los éxitos que se alcanzaron, se ratificaron los lazos de amistad, y se exaltó el valor del compromiso y la constancia.

Durante estos años de trabajo y de acompañamiento predominó la cooperación y el trabajo en equipo, lo que  evidencia la importancia del aporte de cada una de las entidades, desde su saber y su quehacer, para contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación en la ciudad.

“Son muchos los resultados que hemos logrado hasta este momento, como la certificación de calidad, los egresados que se becaron gracias al convenio con la Universidad, la construcción del modelo pedagógico que contó con el apoyo del Montessori y la capacitación a los docentes por parte de la Fundación Nutresa”, destacó Ricardo Echeverri Tobón, rector de la Benedikta.

Sin embargo, el Rector también anotó que ahora, como Institución Educativa, les queda el reto de seguir en este mejoramiento continuo; un hecho fundamental para desarrollar un buen proyecto educativo institucional, lo que les permitirá ofrecer a los estudiantes otras perspectivas en su proyecto de vida.

Por su parte, Paula Arango Gutiérrez, directora administrativa y financiera de EAFIT, señaló que a la Universidad le quedan muchos aprendizajes, así como la conciencia de que es posible trabajar en equipo, en alianzas público-privadas, con las que se logran buenos resultados.

En este mismo sentido, Mario Vargas Sáenz, director de EAFIT Social, expresó que “para EAFIT queda la lección aprendida de que no debemos dejar de soñar, que detrás de los ojos y las mentes de los profesores, de los directivos, pero sobre todo de los alumnos, hay vidas que hay que tocar de una vez y para siempre. La Universidad se enriquece, se renueva, se da el permiso de recibir, no solo a los muchachos que vienen a sus aulas, sino también a sus historias de vida”.

De hecho, fue este directivo el que más se conmovió con las palabras de agradecimiento de Daniela, cuando la alumna exaltó la labor de la triada, no solo por entregar a la sociedad a seis futuros profesionales, sino también por contribuir con la formación de unas mejores personas.

Lo que viene

De acuerdo con Paula Arango, lo que viene es un trabajo con los mismos aliados de la triada. “Nosotros continuaremos en otra institución educativa, porque somos conscientes de que la ciudad tiene múltiples necesidades y ya, después de obtener logros interesantes con la Benedikta, lo que queremos es migrar a otro plantel donde podamos aportar de igual manera”.

Estas palabras las ratificó Mario Vargas, quien anotó que, de toda esta lección aprendida, vendrá un nuevo aprendizaje. “No vemos la hora de volver a empezar”.

Así pues, en este acto, el Rector de EAFIT también recordó las palabras de El Principito en las que afirma que los rituales son necesarios. “Si empezamos con broche de oro, pues que terminemos con broche de oro”, dijo y reiteró que este no fue un adiós, sino un hasta luego.