Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co

EAFIT Social / Noticias Skip Navigation Linkslas-mujeres-de-la-comuna-8 Las Mujeres de la comuna 8 emprenden desde lo social

EAFITEAFIT SocialEAFIT Social / NoticiasLas Mujeres de la comuna 8 emprenden desde lo social

Las Mujeres de la comuna 8 emprenden desde lo social

​​• Este es uno de los programas de EAFIT Social que, con un grupo interdisciplinario, acompaña a estas personas en el planteamiento y desarrollo del proyecto.

Unas buenas bases en la infancia logran que se forme una mejor persona. De eso está segura Flor Alba Velásquez Correa, una líder de la comuna 8, para quien la atención a la niñez es la única arma que necesita su barrio.

Junto a ella están otras cuatro mujeres que le apostaron a la transformación de su entorno inmediato a través del empresarismo social. Por eso, decidieron unirse, prepararse y hacer realidad un sueño que empieza a cumplirse gracias a EAFIT Social y al programa Antioquia Medellín Bizkaia Bilbao. Su idea: conformar una empresa para generar empleo que, al mismo tiempo, llene un vacío y beneficie a su comunidad.

“La política de economía solidaria es una nueva forma que no solo satisface los derechos de las mujeres y los niños, sino una de relacionarnos y de mirar hacia dónde debe ir el emprendimiento social”, dice Sonia Vásquez Mejía, secretaria de las Mujeres de Medellín.

La idea surgió de ellas mismas. Así, se dieron cuenta de que frente a ellas tenían una necesidad, la de la atención integral de la niñez, así que plantearon la propuesta y empezaron a trabajar en esta. Hoy están constituidas formalmente, tienen nombre y van a empezar las adecuaciones del inmueble, que esperan abrir al público en dos meses.

Será un espacio para el cuidado de menores entre los dos y los cuatro años que les brindará atención integral en lo educativo, lo alimenticio y lo afectivo. Dos de ellas serán docentes, dos auxiliares de cuidado y una se encargará de la parte alimenticia.

El proceso

Flor Alba Velásquez, Eneida Sucerquía, Cruz Marina Ibargüen, Beatriz Elena Torres y Cenales Mosquera vienen preparándose desde hace tres años para este propósito.

El primer paso fue volver al colegio o ir por primera vez, pues algunas de ellas no habían terminado la primaria. Se graduaron como normalistas superiores y recibieron entrenamiento en empresarismo con perspectiva social. “Ellas tienen toda la vocación y el conocimiento empírico. Lo que necesitaban era ampliar sus conocimientos y formalizarlos”, explica Sara Cadavid Arango, psicóloga del proyecto.

De manera que aparte de competencias básicas en todas las áreas, también recibieron formación pedagógica especial para la primera infancia, así como varias asignaturas en temas como constitución legal de empresas, trabajo en equipo y sostenibilidad.

De forma paralela hubo un acompañamiento psicosocial que les permitió desarrollar habilidades como el trabajo en equipo y abrirse a la posibilidad de un cambio de vida para ellas mismas, sus familias y su entorno.

Después empezó la identificación de oportunidades y carencias existentes en su propio territorio. “Las mujeres en su condición de vecindad le proponen temas a la ciudad, toman decisiones con base en el contexto de su territorio, de sus necesidades y las potencialidades. Es un primer ejercicio de transformación”, dice Carlos Jiménez Barragán, coordinador general del proyecto.

Una vez puesto en ejecución, se continuará un seguimiento a la iniciativa, con el fin de evaluar de nuevo la viabilidad del mismo y el beneficio que está llevando a la comunidad. Para las empresarias el reto ahora es cumplir con estas expectativas, idear nuevos servicios que le den valores agregados y mantenerse a través del tiempo.
 
Flor sabe que, con el tiempo, este espacio se convertirá en el inicio de un cambio verdadero para la realidad de su ciudad.

“No se trata de un programa asistencialista. Lo que pretendemos es que los recursos económicos y académicos que recibieron les permita consolidarse como mujeres autónomas​ que puedan competir en el mercado y beneficiar a sus comunidades”, explica Mario Vargas Sáenz, director de EAFIT Social.

Los antecedentes están en el proyecto De la exclusión al reconocimiento, en el que se pretende atender la población afrodescendiente en zonas vulnerables de la ciudad, así como el proceso de formación en empresarismo social para mujeres de EAFIT Social y la Secretaría de la Mujer, en la que se han beneficiado casi 300 mujeres desde el 2011.