Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co



La historia de un chaleco antibalas único en el mundo

Susana Estrada es bastante expresiva, no se le dificulta para nada hablar de temas que le apasionan con
otras personas. Es más, como buena profesora, conversa de la manera más sencilla posible, casi didáctica.



Christian Alexander Martinez-Guerrero y Juanita Donato
Vicerrectoría de Descubrimiento y Creación



​​​​​​​​​​​​

1 de noviembre de 2020 | TECNOLOGÍAS CONVERGENTES E INDUSTRIAS 4.0​

Cuando era más pequeña, le costó decidir qué quería estudiar. La atraía la música, pero también la física y la literatura. Al final, quiso ser ingeniera de diseño de producto, y se graduó en el 2013.

Después de recibir el título pensó que tal vez conseguir trabajo en su campo podría llegar a ser difícil, mas no imposible. Pero se llevó una gran sorpresa: dejó a un lado la ciudad y se instaló en el campo. De estudiar sola en Medellín, se fue a “aguacatear” con su familia en El Carmen de Viboral, como ella misma dice entre risas.

Un día cualquiera recibió una llamada de uno de sus profesores, quien la contactó para que trabajara en un proyecto académico. El proyecto se convirtió en su maestría, y entre ambos construyeron instrumentos de protección contra balas y explosivos.

Escudos, trajes y mantas con resistencia al alto impacto fueron algunos de los productos que actualmente son utilizados tanto en el ejército como en la fuerza aérea colombiana.Todos ellos, bioinspirados, es decir, hechos a partir del análisis de elementos de la naturaleza, como pangolines, serpientes, tortugas, etc.

Terminó de estudiar y siguió trabajando con el desarrollo de tecnologías y sistemas contra minas antipersonales. Comenzó su doctorado.

Un día, sentada en la cafetería, Susana tuvo un destello propio de su genialidad: algunos peces poseen un gran mecanismo de defensa contra los dientes de los depredadores, seguro que es posible imitarlo y tener un producto de gran resistencia.

Ese día nació lo que hoy, años después, es un chaleco antibalas único en el mundo.

Imitando a la naturaleza

En nuestro país es bastante relevante el tema de protección contra alto impacto debido al conflicto armado que ha estado presente durante tanto tiempo. Por eso su campo de estudio tiene vital importancia. Y eso lo sabe Susana.

En seguida conversó la idea con Alex Ossa, su profesor, y no cabía la menor duda: allí había algo, pues las escamas de los peces tienen dos atributos importantes: su rigidez y flexibilidad que evitan un daño mayor cuando son atacados. Empezaron a “patinarle” al proyecto.

Con el tiempo, fueron descubriendo otras claves que enseña la naturaleza. Por ejemplo, que las escamas de los peces se vuelven cada vez más duras a medida que se van acercando al exterior. Por eso, las láminas más externas actúan como un caparazón, mientras que las internas brindan flexibilidad.

También, que hay unos más resistentes que otros, como el pirarucú, un “fósil vivo” del Amazonas que data desde hace más de cinco millones de años.
Con el empleo de materiales parecidos a los de las capas externas de las escamas de ese animal lograron tener una capa de alta resistencia, pero poco flexible, poco útil para la vida real, donde las personas están en constante movimiento.

Sin embargo, el problema tuvo solución. Y vino de la mano de los armadillos. Uno de los elementos de su cuerpo les permiten “hacerse bolita” ante amenazas. Estudiaron esa particularidad y aquella rigidez no volvió a ser la misma.

Después de años de investigación, la idea de la cafetería se cristalizó. Han creado un chaleco antibalas que disipa la energía en un 25% más que otros productos del mercado por un costo prácticamente igual.


​​No todo fue tan fácil

En realidad, llevar a cabo una investigación es algo que tiene avances y retrocesos todo el tiempo. “Lo más importante es la disciplina: leer y pensar diariamente en el proyecto, igualmente hay que recordar que la vida no es la investigación, es tu familia y amigos”, resalta Susana.

Hubo días en los que se levantaba sin querer leer ni un artículo más acerca de las escamas de los peces. “¿Qué es esto tan maluco”?, se preguntaba, aunque ahora le es imposible contener la emoción cuando cuenta cómo fueron las pruebas del chaleco tiempo después.

Fue en un campo abierto y gigante, con una entrada miedosa y prácticamente en medio de una montaña, “pero muy bacano”. Con ayuda de soldados del ejército colombiano hicieron varias pruebas. “Pero varias son muchas, muchas, muchas”. Todas las resistió el chaleco.

Hoy, el producto está en proceso de ser patentado y gracias a la potencial relación de precio y calidad, puede llegar a convertirse en un insumo que mejore la integridad de las personas alrededor del mundo.

​​​

¿Cómo citar?

Ossa, A. & Estrada, S. (2020). Nature‐Inspired Protecto‐Flexible Impact‐Tolerant Materials. Avanced Engineering Materials. https://doi.org/10.1002/adem.202000006


Descubre y Crea​

Artículos relacionados

​​

​​

La historia de un chaleco antibalas único en el mundo