Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co

Academia / 03/09/2015

Omar Rincón y Jesús Abad Colorado: dos pesos pesados en los Días de la Comunicación

El pregrado en Comunicación Social celebró sus tradicionales Días de la Comunicación con una edición dedicada a “Narrar para reconocerse”. Este fue el tema que unió distintas conferencias con personas que, desde sus respectivas vocaciones, hacen posible la construcción de relatos en los que se ve reflejado el devenir de una sociedad como la nuestra.

​​Dos de esos invitados fueron verdaderos pesos pesados del oficio de la comunicación. El primero, encargado de inaugurar los Días de la Comunicación 2015, fue el destacado académico Ó​mar Rincón, analista de las relaciones entre medios, cultura, política y tecnología, y especialista en temas que atraviesan el mundo de la televisión. El segundo fue el fotoperiodista Jesús Abad Colorado​, quizás la persona que más ha retratado las diversas facetas de la violencia en el territorio colombiano; todo un conocedor de primera mano de ese mundo de desplazamiento forzado, desaparición, tragedia y homicidio que se esconde bajo el rótulo de “conflicto armado”.  

En Colombia, el país se cuenta más en las telenovelas que en los noticieros

Ómar Rincón trajo a los Días de la Comunicación una ponencia sobre el papel que han jugado los medios en la construcción de país. Analizando la propuesta central del evento, eso de “narrar para reconocerse”,  Rincón encontró que una reflexión bastante diciente podía encontrarse en el desarrollo de una simple fórmula: que narrar + reconocimiento = comunicación. 

Para Rincón, lo fundamental en el oficio de la comunicación es el acto de narrar, de compartir: “Hay que contar historias para estar con los otros”, aseveró. 

La televisión, en un país como el nuestro, consideró Rincón, es el medio que más ofrece esa posibilidad de comunicarse con el otro y tener un reconocimiento. Pero nuestro país, tan particular, ha encontrado mayor reconocimiento en la ficción que en la realidad: “en Colombia es más compleja la historia contada en telenovelas que la contada en los noticieros.  ¿Por qué nos gustan tanto las telenovelas? Es por un asunto de identidad: porque yo me parezco a eso. Detrás de la narrativa hay una política de reconocimiento. Hay más narración en la ficción que en las noticias, luego hay más reconocimiento en las telenovelas y series que en los noticieros y en la información”. 

El país a través del lente de Jesús Abad Colorado

“Nunca he buscado con la fotografía que la gente se horrorice, sino que la gente busque una reflexión sobre su país”, comenzó diciendo el fotoperiodista Jesús Abad Colorado mientras, detrás de él, pasaban las diapositivas con sus instantáneas, la mayoría en blanco y negro, de sus más de 25 años retratando el conflicto armado colombiano. 

La pelea de Jesús Abad Colorado es porque en Colombia exista ese acto de memoria que permita darle al conflicto sus verdaderas dimensiones dentro del reconocimiento colectivo. “Esa memoria es importante para luchar contra el olvido, para luchar contra la impunidad, pero especialmente, para no repetirla”. 

Las fotografías de Abad Colorado recorren todas las facetas de la violencia: la niña violada con la estampa de las AUC inscrita a punta de cuchillo en su antebrazo, los pupitres de una escuela destrozados por el paso de un enfrentamiento de la guerrilla con paramilitares, el éxodo de una familia desplazada llevando como puede lo poco que quedó de su hogar luego de que la guerrilla tomara su pueblo; pero también hay una mirada compasiva, esperanzadora, con fotografías como la de una boda que se celebró sin importar que horas antes una tragedia natural casi había destruido la iglesia en que ocurrió, o el retrato de una niña que goza cargando su mascota, un cerdo, en medio de una peregrinación de desplazados.  

A pesar de todo el dolor y la tristeza que quedó en el aire luego de que Abad Colorado terminara de mostrar su trabajo, la mirada del fotógrafo ofreció una perspectiva esperanzadora: la de un país que no se rinde, de gente que quiere dejar atrás las historias de conflicto y centrarse en la construcción de un futuro más promisorio, la de una sociedad que, cómo él expresó, quiere estar “a la altura de los asuntos de su memoria”.  


Última modificación: 10/06/2022 10:20

Escriba su opinión sobre este artículo