Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Universidad EAFIT
Carrera 49 # 7 sur -50 Medellín Antioquia Colombia
Carrera 12 # 96-23, oficina 304 Bogotá Cundinamarca Colombia
(57)(4) 2619500 contacto@eafit.edu.co

Opinión / 31/08/2021

El sector comercio

​​​​

​La recuperación de la economía ha permitido restablecer en gran parte la demanda de los hogares. Ello ha impulsado las ventas minoristas, al tiempo que el comercio mayorista logra retomar la senda crecente en sus márgenes. Se podría esperar que todas estas variables sigan con patrones y tendencias semejantes en el corto plazo. Pero en momentos como éste, de alta incertidumbre por variables exógenas como es la variante Delta o posibles tensiones políticas, es difícil predecir qué pudiera suceder en un mediano y largo plazo. Si la economía no va a estar sujeta a más eventos que le generen un deterioro, se podría esperar que estas tendencias se mantengan en el tiempo, aunque con efecto decreciente, conforme se aproxima la actividad productiva a sus niveles potenciales​.​​

Por: Nicolas Ackerman​ Vélez1.​​​


​Después de más de un año de cuarentenas nacionales y regionales como respuesta a la pandemia del COVID-19 y un estallido social que llevó a más de un mes de protestas a través del territorio, la economía colombiana sigue mostrando resiliencia. Logró en junio retomar su paulatina recuperación, marcando un incremento de 7,4 % en el indicador de seguimiento de la economía después de dos meses de caída (ver figura 1), junto a la parcial recuperación de la confianza de sus consumidores. Lo anterior, reflejándose en el índice de comercio minorista, el cual se ubicó en niveles superior a los registrados en el mismo periodo antes de la pandemia (variación +7,1 % junio 2021/junio 2019), y en el comercio mayorista que, al retomar su senda, logro marcar márgenes al cierre de junio 2021 35,4 % mayores a junio del 2019. 

Figura 1. Variación mensual del Índice de Seguimiento a la Economía.

Fuente: Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE (2021).d

El buen comportamiento de la economía, debido a una mayor estabilidad en la esfera política-social y a la relajación de las restricciones por el COVID-19, llevó a un ambiente de mayor confianza entre los consumidores (aunque destacablemente menor que el de la prepandemia; ver figura 2), y a una fuerte recuperación de su gasto, que se refleja, como lo muestra Raddar, y dado un crecimiento nominal del gasto del 11 % y un crecimiento real de 7,96 %, en “el segundo crecimiento en términos reales más importante del semestre" (2021. p.2.). Más aún, al adentrarse en más detalle en la recuperación de la confianza de los hogares registrada en junio, se puede ver que ésta ha permitido que la demanda retome patrones semejantes a los de periodos previos a los choques que se evidenciaron en el 2020 y 2021, como se registra en el indicador de disposición a comprar vivienda, bienes durables y vehículos los cuales obtuvieron un incremento de 14.5, 8 y 8.3 puntos porcentuales, respectivamente, frente al mes de mayo (p.5-6).

​Figura 2. Índice de Confianza del Consumidor (ICC).​​

Fuente: Fedesarrollo (2021).

Como era de esperarse, el gran salto de la demanda de los hogares resultó en que las ventas minoristas presentaron una fuerte variación (24,7 % en términos reales) frente a junio del 2020, la segunda variación más alta del año en términos anuales, acompañada de la variación más alta en términos mensuales del año (18,2 %), llegando incluso a superar los niveles de ventas al detal experimentados en el mismo periodo del 2019 (+7,1 % en términos reales), evento que no se experimentaba desde marzo. Ahora, al observar la figura 3, es fácil discernir que esto tuvo una estrecha relación con lo mencionado acerca de la confianza de los consumidores. De hecho, el comercio minorista fue en mayor parte impulsado por ventas de vehículos y productos derivados de estos. Aun así, gracias al buen comportamiento de la economía en general, los datos del comercio minorista sin vehículos ni combustibles presentan los mismos patrones mencionados anteriormente (variación mes a mes: 10,33 %; variación año a año: 7,32 %; variación dos años: 5,09 %).

Figura 3. Variación venta minorista.​​

Fuente: DANE (2021). C.

Ahora, en búsqueda de explicar en mayor detalle lo mencionado anteriormente, es de destacar que este aumento del gasto de los hogares y del comercio minoristas se podría vincular con una fuerte influencia del aumento del número de vacunados. De hecho, en el mes de junio empezó a ver vacunación para adultos mayores de 45 años, por lo cual se podría inferir que los grupos más críticos por vacunar ya habían sido en su mayoría cubiertos. Este evento no solo ayudó al mejor comportamiento de la economía, sino que permitió la reversión parcial de ciertos patrones de consumo que se habían adoptado dada las realidades a las que estaban sujetos los hogares por la crisis sanitaria. Apoyándonos de la figura 4 y de nuevo de la figura 3, se puede observar cómo los tres grupos que generan la mayor resta a la variación anual del índice de ventas minoristas, excluidos los alimentos (equipo de informática y telecomunicaciones para uso personal o doméstico; equipo de informática y telecomunicaciones para uso personal o doméstico; y equipo y aparatos de sonido y video), aunque presentaron un crecimiento en términos mensuales, tuvieron una gran disminución en términos anuales. A su vez, estos fueron unos de los artículos que no solo lograron sostener parte de su demanda en los meses más críticos de la pandemia (en métricas económicas), pero en los siguientes meses lograron presentar un aumento en términos anuales. Teniendo en cuenta lo anterior, y la naturaleza de estos bienes de ser duraderos y su uso estar vinculado a la estadía en el hogar, a medida que los patrones de consumo se restablecen por la mayor libertad de los consumidores para salir de sus hogares, se puede entender porque estos no pudieron seguir sosteniendo la fuerte demanda del 2020.

Figura 4. Niveles reales de las ventas minoristas y los grupos de mayor incidencia en este.​


Fuente: Elaboración propia, datos del DANE (2021).b.

Continuando con el mismo razonamiento, al analizar los rubros que más sumaron al índice de comercio minorista en el mes de junio del 2021 (ver la figura 3), se puede apreciar que estos fueron algunos de los más afectados en los momentos más fuertes de la pandemia (de nuevo, en métricas económicas). Entre ellos destacan los campos relacionados con vehículos (vehículos automotores y motocicletas principalmente de uso de los hogares; otros vehículos automotores y motocicletas; combustibles para vehículos automotores), que es algo de esperarse a medida que se relajan las restricciones impuestas sobre la movilidad y mejora la economía. De hecho, se puede ver su gradual recuperación a través del 2020 (ver figura 4) la cual coincide con lo anteriormente mencionado (ver figura 1). A su vez, la mejora en las condiciones económicas (12pp frente a mayo) y el ya mencionado aumento de la confianza de los consumidores llevo a que en “junio, la disposición a comprar vehículo registró un balance de -56,8 %, lo que representa un aumento de 8,3 pps respecto al mes anterior (-65,1 %)" (Fedesarrollo, 2021, p.6). Cifras que se ven claramente reflejadas en el abismal incremento del rubro de mayor aporte al índice, el comercio de vehículos automotores y motocicletas principalmente de uso de los hogares, con una variación positiva de 45 % frente al mes anterior y 92 % frente a junio 2020.

Aun así, como se mencionó anteriormente, el índice sin combustible ni vehículos también se comportó bastante bien. Esto, debido a que los patrones de la demanda volvieron a tomar una forma similar a la del 2019. Al analizar el comercio mensual de los rubros de prendas de vestir y textiles; calzado, artículos de cuero y sucedáneos del cuero (figura 3 y 4), dos de los rubros más importantes en el incremento del comercio minorista sin combustibles ni vehículo, se puede observar que el rebote de estos corresponde, en gran parte, a una recuperación parcial de la demanda perdida durante las cuarentenas del 2020 (ver figura 5). De hecho, aunque son rubros que impulsan la variación positiva del comercio minorista, tanto frente al mismo periodo del 2020 (ambos con variaciones de más del 100 %) como en términos mensuales (prendas de vestir y textiles: +37 %; calzado, artículos de cuero y sucedáneos del cuero: +33 %); cuando se compara con el periodo del 2019, se puede ver que estos rubros son inferiores a sus valores pasados.  Con esto en mente, se podría pensar que estos rubros y los mencionados anteriormente, a pesar de que estarán sujeto a una tasa de crecimiento menor, seguirán con su tendencia alcista a medida que los consumidores puedan seguir retomando sus actividades fuera de casa y haya una continua recuperación de la economía. Así, impulsando los índices de comercio minorista.
Figura 5. Caída en demanda en ropa y calzado.


Fuente: La República (2020).

Adentrándonos en el comercio mayorista, se puede observar que este ha sido fuertemente impactado por los efectos de las contingencias y restricciones a las que la economía ha estado sujeta (ver figura 6). Entre ellos destaca el obvio golpe que recibió dadas las ya mencionadas restricciones a la movilidad y el gran impacto que se dio por los bloqueos en el marco del Paro Nacional de mayo del 2021 (las otras dos caídas son efectos estacionales que se esperan por el pico de último trimestre del año). Aun así, es de recalcar que este sector de la economía ha sido resiliente, estando caracterizado por fuertes rebotes después de las caídas, como es caso del de mes de junio que registra una variación anual del 37,3 % y mensual del 21,3 % en términos nominales, mostrando incluso un crecimiento del 35,4 % respecto a 2019. También sé puede apreciar cómo, a diferencia de muchos otros sectores de la economía, este sector ha logrado mantener los niveles de empleo bastantes estables a pesar de la notable variación en sus márgenes, por lo que se ha de esperarse que el personal contratado no cambie mucho a futuro y que el margen de estos comerciantes siga incrementando a medida que la economía retoma su senda.

Figura 6. Margen comercial nominal vs Personal Ocupado.

Fuente: Elaboración propia, datos: DANE (2021).a

En conclusión, la recuperación de la economía ha permitido restablecer en gran parte la demanda de los hogares. En algunos casos, incluso, superando niveles evidenciados antes de las contingencias del 2020 y 2021, lo que, acompañado del progreso de la vacunación en contra del COVID-19 y con los consumidores pudiendo retomar ciertas actividades y normalidad en sus vidas, ha permitido restablecer ciertos patrones de consumo. Ello ha Impulsado las ventas minoristas, al tiempo que el comercio mayorista logra retomar la senda crecente en sus márgenes. Se podría esperar que todas estas variables sigan con patrones y tendencias semejantes a los presentados en este artículo en el corto plazo. Dicho lo anterior, en momentos como éste, de alta incertidumbre por variables exógenas como es la variante Delta o posibles tensiones políticas, es difícil predecir qué pudiera suceder en un mediano y largo plazo. Pero si la economía no va a estar sujeta a más eventos que le generen un deterioro, se podría esperar que estas tendencias se mantengan en el tiempo, aunque con efecto decreciente, conforme se aproxima la actividad productiva a sus niveles potenciales.

​Referencias:

DANE. (2021a, agosto 12).a. Anexo comercio mayorista - total nacional. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/comercio-interno/encuesta-mensual-de-comercio-emc
DANE. (2021a, agosto 12).b. Anexo comercio minorista - total nacional. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/comercio-interno/encuesta-mensual-de-comercio-emc​
DANE. (2021a, agosto 12).c. Encuesta Mensual de Comercio (EMC) Comunicado de prensa. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/comercio-interno/encuesta-mensual-de-comercio-emc
DANE. (2021b, agosto 17).d. Indicador de seguimiento a la economía (ISE). https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/pib/bol_ISE_jun2021.pdf
Editorial La República S.A.S. (2020, 20 julio). Impacto del COVID en ventas de vestuario y calzado. Diario La República. https://www.larepublica.co/empresas/las-ventas-de-ropa-y-calzado-cayeron-mas-de-80-por-el-efecto-de-la-pandemia-3032917
Fedesarrollo. (2021). Índice de confianza del consumidor (ICC). https://www.fedesarrollo.org.co/sites/default/files/encuestas_documentos/beoc_junio_2021.pdf
Raddar. (2021). CONSUMER REPORT Junio 2021. https://raddar.net/wp-content/uploads/2021/07/CovSumer-Junio-2021-3.pdf​​
1Integrante del Grupo de Coyuntura Económica. Contacto: ​nakerman@eafit.edu.co
Última modificación: 04/09/2021 12:26

Escriba su opinión sobre este artículo